Sandra Anabel Rivero eligió estudiar Derecho en la UNdeC como un proyecto de crecimiento personal, para lograr una sociedad más justa e igualitaria.
¿Cómo fue su experiencia de cursada? Es sólo alguna de las preguntas que Sandra responde en esta historia ¿la conocemos?

“Ángel Osorio, en su libro El Alma de la Toga, dice: La Justicia no es fruto del estudio sino una sensación. Frase con la que coincido, pues la justicia no es algo que se pueda aprender sólo en libros, sino que es parte de la vida.
Mi experiencia en el cursado fue muy sacrificada, ya que además de estudiar, trabajaba. Durante los primeros años, me tocó viajar desde el departamento Famatina, hasta la UNdeC. Mi actividad comenzaba a las 7 de la mañana y terminaba a las 23 hs., recorriendo 35 km. diarios.
Tuve, como todos, momentos de alegría cuando aprobaba materias y de tristeza cuando la cuestión no me era tan favorable. Pero lo bueno y positivo es que pude persistir y aquí estoy, recibida con un orgullo inmenso y recordar cuando ingresé a esta maravillosa Universidad, a la cual agradezco y también a Chilecito que me acogió como una hija más de esta tierra.
De la UNdeC destaco que es una institución que año tras año, sigue progresando en pos de una mejor calidad educativa, apoyando a los compañeros que carecen de recursos para alivianar sus gastos otorgando becas, ampliando su estructura edilicia para seguir acogiendo más alumnos.
A mis compañeros que siguen cursando, me gustaría decirles que no bajen los brazos, persistan, resistan, disfruten de la vida universitaria que es maravillosa. Que todas las vivencias (buenas o malas) nos deben servir para darnos cuenta que todo en la vida es posible, que los sueños se cumplen, que las metas se alcanzan, que los logros se disfrutan cuando se trabaja para ello con firmeza, convicción, vocación, perseverancia, sacrificio. Además es importante el apoyo entre compañeros y por sobre todo siéntanse orgullosos de pertenecer a esta Universidad.”

X