Como testimonio del potencial chileciteño para el desarrollo, en lo que hace a la explotación minera, permanece el Cable Carril Chilecito – La Mejicana, obra costosa y audaz para el transporte del mineral (oro), con un trayecto que une nueve estaciones comunicadas entre sí por una de las primeras líneas telefónicas del país: Chilecito, El Durazno, El Parrón, Rodeo de las Vacas o Siete Cuevas, Vuelta de Romero, Cielito, Calderita Nueva, Los Bayos y La Mejicana. Posee una extensión de 33,9 kms., lo que lo convierte en el mayor cable carril de América y uno de los más largos del mundo, y es en la actualidad Monumento Nacional. Esta importante actividad económica de explotación minera propició la creación de la primera sucursal del Banco de la Nación Argentina en el interior del país.

La expansión de las líneas de ferrocarriles y la actividad minera, produjeron la degradación del bosque natural por la extracción descontrolada de árboles, cuya madera fue utilizada para durmientes o como leña, quedando muy poco de lo que fue una espesa masa boscosa.

La minería tomó gran importancia, lo que se reflejó en la inmensa cantidad de personas que trabajaban en la explotación de los yacimientos de oro, la mayoría de origen chileno. La producción de alimentos para esa población obligó a incrementar las cosechas de trigo, de alfalfa y hortalizas.

La actividad de molienda de grano se realizaba en tres molinos; el forraje alimentaba las enormes tropillas de mulares empleadas para el transporte de piezas del ferrocarril y de otros suministros a las estaciones del mismo.

También se mantenían grandes rebaños de ovejas y cabras y hasta bovinos para la provisión de carne.

El fin de la Primera Guerra Mundial trajo aparejada una importante emigración de pobladores, decreció la demanda de los productos agrícolas, se cerraron los molinos y se produjo un estancamiento en toda la actividad económica agraria.

En la década del treinta, tuvo lugar la segunda colonización del valle, con la llegada de inmigrantes, principalmente italianos y árabes. Esta colonización se centró en la producción de uva para vinificar y para la industrialización de la misma se inicia la etapa de construcción de bodegas.

La producción vínica, casi artesanal hasta entonces, tomó carácter industrial con incorporación de la tecnología a las bodegas.

Las pequeñas y grandes empresas familiares obtenían gran calidad en frutas, hortalizas, uva de consumo en fresco y pasas, que comercializaban en Córdoba y Buenos Aires. El transporte de los productos se realizaba por ferrocarril y si bien los volúmenes no eran grandes, sí lo era su rentabilidad.

Esta sustitución de actividad económica – agricultura por minería – mantuvo una evolución en el tiempo hasta la actualidad, sostenida por las bondades del clima y la infatigable lucha de los productores en pos de un desarrollo armónico de la agricultura, convirtiendo al Departamento Chilecito en el pilar agroindustrial de la provincia.

La Región II – Valle de Famatina – posee una excelente conjunción del suelo, relieve y clima que posibilitan una gran variedad de cultivos.

El Departamento Chilecito tiene una gran actividad económica en el sector agroindustrial, con el desarrollo de cultivos en dos grandes subsectores productivos: de Horticultura que concentra la siembra y cosecha de Tomate para industria, tomate fresco, cebolla, ajo, melón, sandía, pimiento morrón, hortalizas de hoja zapallo, zapallito y maíz para choclo; de Fruticultura dedicado a la explotación de pera, manzana, membrillo, ciruelo, higuera, durazno, olivo, nogal y vid.

El Departamento Famatina también participa con cultivos de la misma tipología a lo que se debe agregar en el ámbito de la Horticultura: chaucha, remolacha y papa.

La mayor concentración de cultivos en el subsector de fruticultura lo tienen el olivo con 11.000 hectáreas, la Vid con 6.500 hectáreas y el Nogal con 2.800 hectáreas.

Los cultivos se comercializan a nivel local, regional, nacional e internacional. El proceso de industrialización de algunos cultivos como el de la vid se lleva adelante en 15 bodegas que se distribuyen en la ciudad y distritos del Departamento Chilecito. En el caso específico del Departamento Famatina, el proceso de industrialización se lleva adelante en el distrito de Chañarmuyo.

La fabricación de aceite de oliva, está en pleno crecimiento pudiendo registrarse un reducido número de productores que utilizan tecnología de avanzada para su elaboración.

Otra gran actividad económica industrial es la derivada del tratado y curtido de cueros (curtiembre) cuyos productos son colocados en el marco del comercio internacional, siendo generadora esta actividad de una gran cantidad de puestos de trabajo.

El procesamiento y envasado del tomate ha ampliado la frontera agropecuaria llegando en la actualidad a 350 hectáreas cultivadas con una producción estimada en 12.500 toneladas, también con la inclusión social de personal para el desarrollo de las tareas del subsector hortícola.

La incipiente actividad de la explotación del turismo, sustentada en las bellezas naturales de la región, la tranquilidad y la hospitalidad propia de la gente que la habita, está empezando a consolidarse con el desarrollo de infraestructura en servicios acordes a las demandas de los clientes que se distinguen en la actualidad por turistas organizados que hacen usos de paquetes turísticos, siguiendo un itinerario preparado y organizado por los tour-operadores, que compran en las agencias de viajes y, turistas que visitan a su ritmo lugares populares y de moda utilizando estos servicios difundidos por los medios de comunicación.

Esta actividad tiene el potencial para erigirse en una prioridad económica estratégica y para la creación de empleo, mejorando la oferta se puede insertar en mercados abiertos y competitivos y, adoptando las recomendaciones del Consejo Mundial de los Viajes y el Turismo mejorar el rendimiento y las prestaciones ambientales de la industria de los viajes y el turismo.

La UNdeC, ha interpretado la evolución de este segmento de actividades económicas y ha implementado la carreras de Tecnicatura Universitaria en Emprendimientos Turísticos y la Licenciatura en Desarrollo Local y Turismo con el objetivo de generar graduados universitarios capaces de desempeñarse profesionalmente en el área de turismo, con el fin de desarrollar el sector en la región.

X