El fenómeno de la desertificación es uno de los principales retos ambientales  de nuestro tiempo.

Se trata de un problema complejo dado por la degradación de los ecosistemas de las secas debido a las actividades humanas —como la sobreexplotación de la tierra, la minería, el sobrepastoreo y la tala indiscriminada— y a los cambios climáticos.

Actualmente más de la mitad de las tierras agrícolas del mundo están afectadas por la degradación del suelo, causando el deterioro de las tierras secas que ha llevado a la desertificación a más. Argentina dentro de América latina es el segundo país, luego de Brasil, con la mayor proporción de tierras secas (superficie árida, semiárida y subhúmeda seca), abarcando más del 50% del territorio nacional, del cual un cuarto del mismo está afectado por procesos de degradación.

Las tres principales causas de la DESERTIFICACIÓN son:

♦ El sobrepastoreo

♦ La deforestación

♦ Las prácticas de una agricultura no sustentable

Estas causas generan procesos que reducen significativamente el potencial productivo y la calidad de vida de las comunidades que habitan las tierras secas del mundo.

Algunos números del problema

♦ 110 países se ven afectados por la desertificación

♦ Las tierras secas cubren el 41 % de la superficie terrestre y son habitadas por más de 2 BILLONES de personas

♦ Cerca del 65% de las tierras secas se encuentran en estado de degradación

♦ En AMÉRICA DEL SUR, más de 250 millones de hectáreas de tierras se encuentran afectadas por la desertificación.

Cada año, la desertificación y la sequía causan pérdidas en la producción agrícola a nivel mundial evaluadas en 42.000 millones de dólares. El coste anual de la lucha contra la degradación de la tierra es de 2.400 millones de dólares.

Se calcula que desde 1997 hasta el 2020 cerca de 60 millones de personas emigraron de zonas desiertas del África subsahariana hacia el norte de África y Europa.

El 2022, desde Naciones Unidas se ha adoptado hacer foco en la problemática de Las sequías.

 Según este organismo, se encuentran entre las mayores amenazas para la sostenibilidad de los territorios. Tanto es así que las previsiones estiman que para 2050 las sequías afectarán a más de las tres cuartas partes de la población mundial.

El número y la duración de las sequías han aumentado un 29% desde 2000 y, a día de hoy, hay más de 2300 millones de personas que sufren problemas a causa de la escasez de agua. Se trata de unas cifras crecientes y preocupantes, máxime considerando que uno de cada cuatro niños en el mundo se verán afectados por este fenómeno de aquí a 2040 (UNICEF).

Autor

Mgtr. Pablo Montilla

Docente – Investigador

Instituto de Ambiente de Montaña y Regiones Áridas (IAMRA)

Universidad Nacional de Chilecito