Este año, las Naciones Unidas le dedican el 16 de noviembre a la Filosofía con el lema: “En busca de la sabiduría”, lema que nos recuerda los orígenes del pensar humano y la necesidad de buscar respuestas a los interrogantes que la vida nos arroja.

Aristóteles nos recuerda que sabiduría es lo que todo ser humano busca ¿O acaso conocemos a alguien que busque la ignorancia? Todos queremos ser sabios, eso lo tenemos claro, pero ¿Cómo alcanzar la sabiduría?

Las respuestas a esta pregunta son tantas como seres humanos habitan éste planeta. La sabiduría es el resultado de nuestro paso por esta vida plagada de experiencias, alegrías y sufrimientos, reflexiones y pensamientos, todo un proceso que constituye nuestro recorrido vital desde que nacemos hasta que morimos.

En estos momentos de finalización del año lectivo,  realizo una evaluación sobre los resultados de mis estudiantes en base a una encuesta de satisfacción de curso, para ver las fortalezas y debilidades de la enseñanza impartida. Bajo la luz de los comentarios de los estudiantes, me doy cuenta de lo que significa el estudio de filosofía y su importancia en la educación. En dicha encuesta aparecen verdaderas perlas en lo referente a qué ha significado el estudio de la filosofía. Veamos unas cuantas:

“La filosofía es una materia que me hace pensar, replantear las cosas y forjar mis propias ideas.”

“Es una materia que me permite ampliar la visión, sobre todo en lo referente a la perspectiva de la carrera [Abogacía].”

“La filosofía te aporta mucho conocimiento general.”

“La filosofía te permite comprender el resto de las asignaturas.”

“Al principio no entendía nada; pero luego me abrió la mente y ante mi surgió todo un mundo.”

Por otro lado es enriquecedor, como años después de haber pasado por la materia de Filosofía, los estudiantes empiezan a vincular autores que vieron en clase con las problemáticas actuales. Así, una estudiante me comentaba la actualidad de Maquiavelo cuando este autor renacentista describía la utilización del miedo como instrumento político.

Es todo un orgullo tener estudiantes que desde la desidia ante una disciplina que implica un grado elevado de abstracción despiertan su capacidad por la admiración y el cuestionarse ante los fenómenos que se presentan en sus vidas, y uno comprueba como su mirada cambia, siendo más inquisitiva y reflexiva.

Y como decía Kant en ¿Qué es la Ilustración?:

“La ilustración es la liberación del hombre de su culpable incapacidad. La incapacidad significa la imposibilidad de servirse de su inteligencia sin la guía de otro. Esta incapacidad es culpable porque su causa no reside en la falta de inteligencia sino de decisión y valor para servirse por sí mismo de ella sin la tutela de otro. ¡Sapere aude! ¡Ten el valor de servirte de tu propia razón! : he aquí el lema de la ilustración.”

¡Feliz Día Mundial de la Filosofía y atrévete a pensar!

 

Iñaki Ceberio de León

Doctor en Filosofía

Departamento de Ciencias Sociales, Jurídicas y Económicas

X