Los miembros del Honorable Consejo Superior de la Universidad Nacional de Chilecito, como representantes democráticos de la totalidad de los claustros que componen la comunidad educativa de nuestra Universidad, alzamos nuestra voz para manifestar no solo la preocupación, sino también un profundo y genuino descontento respecto a la realidad presupuestaria impuesta por el gobierno nacional hacia todos y cada uno de los estamentos y las instituciones que conforman el Sistema Universitario Público Argentino.

Durante los meses del presente año transcurridos hasta la fecha, hemos observado con consternación, el modo en que el poder ejecutivo incumplió con las pautas establecidas por la ley de leyes, el presupuesto nacional.

Subejecución de partidas referidas a gastos de funcionamiento, paralización de obras de infraestructura oportunamente convenidas, congelamiento de programas de mejoras de la calidad educativa, entre otras varias realidades impactan en el normal desempeño de las Universidades Nacionales.

La ausencia de resolución de los acuerdos paritarios con los trabajadores docentes y el magro porcentaje firmado con el gremio no docente también marcan la endeblez de la política hacia las Universidades llevada adelante desde las más altas esferas de decisión de este gobierno.

Desde este cuerpo colegiado acompañamos los reclamos manifestados por el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), referidos al presupuesto del presente año y al proyecto de presupuesto nacional planteado para el año 2019; no se nos escapa que los compromisos asumidos, lejos del consenso de fundamentales instituciones de la sociedad tal cual son las Universidades Nacionales, con organismos multilaterales de financiamiento exigen y exigirán un fuerte ajuste en las erogaciones del estado nacional, dejando traslucir la mira oficial puesta sobre los recursos destinados a la Universidades.

Las Universidades Nacionales como piedra angular de la Educación Superior y del Sistema Científico Argentino, están en plena y profunda crisis de funcionamiento, frente a esta realidad reclamamos que el financiamiento de la Educación en general y la Educación Universitaria en particular, ocupen su rol central en las decisiones políticas nacionales.

En el año del centenario del Manifiesto Liminar de la reforma de Córdoba, haciendo propias las conquistas cuál el caso de la gratuidad de 1949, los universitarios no olvidamos, ni olvidaremos, que somos instituciones esencialmente democráticas, ideológicamente libres, manifestación concreta de una movilidad social ascendente, creadoras de conocimiento científico y tecnológico, forjadoras de valor agregado en las economías regionales y nacional, usinas de pensamiento crítico fundamental para el progreso de nuestra sociedad; y que siempre estaremos en el lugar correcto de la defensa de la Educación Pública.

Consejo Superior UNdeC

 

X