El origen de esta celebración se remonta a 1902, cuando Salvador Debenedetti propuso celebrar el Día de los Estudiantes el 21 de septiembre, como homenaje a Domingo Faustino Sarmiento. Domingo Faustino se destacó por su laboriosa lucha en favor de la educación pública, contribuyendo al progreso científico y cultural de Argentina. Un 21 de septiembre de 1888, llegaron a Buenos Aires sus restos mortales, tras ser repatriados desde Asunción (Paraguay).

Este año, tiene la particularidad de que, debido a la situación de emergencia sanitaria, los alumnos de todos los niveles educativos se encuentran tomando clases virtuales, situación que es compleja para muchos, como así también el tener que mantener distancia y no poder compartir momentos con sus compañeros.

Para todos los estudiantes #UNdeC y a pesar de las circunstancias les deseamos un ¡Feliz Día!

 

X