Hace 429 años, Juan Ramírez de Velasco (conquistador español, que prestó servicios en las fuerzas militares españolas) fundaba “La Ciudad de Todos los Santos de la Nueva Rioja”. Esta fundación, correspondió a la Corriente Colonizadora del Norte, es decir organizada en Perú.

Según el historiador Dardo de la Vega Díaz, la expedición partió, en su tramo último, desde Santiago del Estero con rumbo impreciso. Se dirigían hacia el valle de los diaguitas en los primeros días de enero de 1591; según Marcelino Reyes partió en febrero del mismo año y según Ángel V. Carrizo supone la partida al mes de mayo. Ramírez de Velasco asume el mando de la expedición, designa maestro de campo al propio Blas Ponce, Alféres General a su hijo homónimo y escribano de actuación Luis de Hoyos, quien habría de protocolizar la posteridad con material idóneo y con destreza de historiador.

“Las tierras del actual territorio de la provincia de La Rioja pertenecían a la jurisdicción de la primitiva ciudad de Londres, fundada por Juan Pérez de Zurita en 1558. El nombre de la ciudad se debe a que Zurita homenajeó de esa manera al Rey Felipe II que se había casado con la reina de Inglaterra, María Tudor, hija de Enrique VII y de Catalina de Aragón”, cuenta la Lic. Adriana Plaza Karki en su libro “Historia de Chilecito”.

El escribano Luis de Hoyos afirma en sus escritos que, a los diez días del mes de mayo de dicho año, la expedición entró en el valle que llamaban “Yacampis” y hace constar que caminaron cuarenta y siete días; donde tomaron como treinta personas entre chicas y grandes y entre ellas al cacique de los “indios”. Velasco entendió que era de suma importancia que los originarios comprendiesen que no venían a hacerles mal sino todo lo contrario. Esta actitud por un lado y el temor a las armas por otro, determinaron su sometimiento sin resistencia. A los veinte días de dicho mes de mayo se procede a la fundación.

“Concretada la fundación de la La Rioja, en 1591, los límites dados por Juan Ramírez de Velazco a la nueva ciudad, incluían todo el actual territorio de la provincia, parte del norte de San Luis y una parte considerable de la provincia de Catamarca” (Adriana Plaza Karki – Historia de Chilecito, pág 89).

Por su parte, la religión cumplió un papel cultural de dominación sumamente importante en la conquista y colonización, con la cristianización de los pueblos originarios. Los franciscanos fueron los primeros en establecerse en nuestra ciudad, presenciando con la cruz la fundación.

 

 

 

 

 

 

 

 

X